Notas

Sostienen que la clave en la lucha es el monitoreo

  • Click en la imagen para ver galería

    EN PLENA ZONA ROJA DEL PICUDO, UN PRODUCTOR OBTUVO MIL KILOS DE FIBRA POR HECTÁREA.

    SAENZ PEÑA (Agencia) - En plena zona roja, afectada por el picudo del algodonero, "hemos logrado obtener 1.000 kilos de fibra por hectárea, lo cual significa que si hay seriedad, si se hacen las cosas bien, podremos hacerle frente a esa superponga que nos está amenazando", comenzó diciendo el productor Héctor Capitanich, que en un lote demostrativo obtuvo resultados excelentes en algodón en bruto y también en rendimiento de fibra que alcanzaron la tonelada por cada hectárea.
    De esta manera, en un lote demostrativo y monitoreado por en SENASA y con autorización de semilla provista por Genética Mandiyú, el productor obtuvo este resultado, luego de "aplicar al pie de la letra lo que indican los técnicos en cuanto a los cuidados que debemos tener para que el picudo no se nos lleve la esperanza de una buena cosecha y que se resume en un solo dato: el buen monitoreo": dijo Capitanich.
    Ante NORTE, el productor junto a los ingenieros agrónomos Marcelo Falco y Silvio Radovancich de Genética Mandiyú y Julio Gonzalez, del SENASA expuso que los lotes donde se siembra algodón, y aunque se haga rotación de cultivos, "debe ser observado los doce meses del año, por eso digo que el monitoreo es fundamental", insistió.
    Los técnicos señalaron que los resultados, en bruto, alcanzaron un rendimiento promedio de 2600 kilogramos, con picos de 3000 y 3200 kilos. La semilla utilizada en la siembra, es fiscalizada, y de la más alta calidad.
    Tiene un poder germinativo mínimo asegurado del 80% y la pureza varietal es superior al 98%. Además está tratada con una mezcla de fungicidas e insecticidas que aseguran el buen arranque del cultivo y lo mantiene libre de insectos los primeros 30 días, disminuyendo el costo de las aplicaciones.
    Es una variedad resistente a lepidópteros (oruga de la hoja, capulleras y lagarta rosada).
    Capitanich dijo que para poder sostener la siembra de algodón bajo el sistema tradicional; es decir, sembrado metro, y para que éste tenga buenos rindes, no hay que ser mezquino, y tener en cuenta que hay tres pilares.
    El primero de ellos es la necesaria rotación de cultivos. "No podemos seguir con esas viejas prácticas del monocultivo, que termina expulsando productores y convirtiendo las tierras en improductivas, hay que hacer u poco de trigo, de girasol, de maíz, y eso tiene buenos resultados", agregó.
    En segundo término, "hay que utilizar la siembra directa". "El suelo debe ser alimentado por nutrientes naturales, así como en casa antes nos enseñaba que a las macetas de las plantas había que echarle cáscaras de frutas para abono, así hay que nutrirla con os restos de las plantas de los cultivos que ya cosechamos", dice mostrando el suelo que tiene en su lote.
    En tercer término, menciona a la genética de la semilla. "Basta ya de usar semilla trucha, hay que salir a fiscalizar, seguro, pero también el productor por ahí tiene que ser canchero y después llora cuando saca rindes muy bajos. Hay que usar semilla de la buena, para eso está la genética, y aunque sea cara, los resultados se ven al término de la campaña", apuntó.

    Más Beneficios

    Seguro de Resiembra
    Oferta Pública BG/RR
    ORL
    Ácido Deslintado
    Semilla Certificada
    Servicio Técnico